¿Sin nube? Antecedentes e introducción práctica a la «nube

La computación en nube, y con ella el software como servicio, son sin duda las palabras de moda del momento en la industria de las TI y son responsables de aquellos procesos y escenarios económicos …

¿Sin nube? Antecedentes e introducción práctica a la «nube

Netzwerk
  1. Revista
  2. »
  3. Artículo
  4. »
  5. Software
  6. »
  7. ¿Sin nube? Antecedentes e introducción práctica a la «nube

La computación en nube, y con ella el software como servicio, son sin duda las palabras de moda del momento en la industria de las TI y son responsables de aquellos procesos y escenarios económicos que actualmente están dando esperanzas ilimitadas a toda una industria. La nube como motor de la tecnología promete tanto la formación de modelos completamente nuevos, como también asegura futuros empeños y también permite el despliegue de esferas de ideas hasta ahora desconocidas. Con esto en mente, nos gustaría hacer nuestra aportación y mostrarle de lo que la nube es capaz actualmente y de lo que será capaz de hacer en el futuro. Además, también queremos intentar que seáis conscientes de cómo nosotros mismos estamos cambiando o cambiaremos a través de la nube. En la segunda parte, que seguirá en breve, presentaremos con más detalle los representantes más conocidos de los servicios en la nube, con su rendimiento, manejo y software necesario. Así que empecemos por la «teoría»…

La computación en nube como motor de crecimiento

Para reforzar la creencia en el asunto, primero los hechos responsables del buen humor reinante cuando se miran las nubes en el cielo. En la actualidad y a escala mundial, se prevé que la computación en nube genere ingresos multimillonarios, de dos dígitos eso sí. Mientras que en 2009 el gasto en computación en nube pública a escala mundial era todavía de 17.000 millones de dólares, en 2013 superaba ya supuestamente los 44.000 millones. Esto significa que la cuota de mercado pasó del 4,7% al 10,6% en sólo cuatro años, lo que se combina con una tasa de crecimiento del 38%, frente al 14% del resto del mercado de TI durante este período. Para el mercado local alemán, las estimaciones son aún más vívidas e ilustran la velocidad con la que el mercado de la nube está ganando atención. Los estudios de Exporton Group AG, por ejemplo, mostraron un gasto de 1.140 millones de euros solo en 2010, compuesto por tecnologías, servicios y consultoría en la nube. Con unas tasas de crecimiento anual superiores al 40 %, el gasto en TI en computación en nube crecerá proporcionalmente desde el 1,4 % (para 2010) hasta nada menos que el 9,1 % en 2015 (fuente).

La nube se revela así como un motor de crecimiento para las TI, pero también proporciona un fuerte efecto sobre el empleo en general, que se espera cree unos 250.000 puestos de trabajo en Alemania de aquí a 2015 (fuente). La medida en que todos los implicados son ya conscientes de los procesos de aumento del volumen de negocio y la productividad puede apreciarse, entre otras cosas, en el hecho de que en 2009 sólo el 40% de las empresas alemanas utilizaba en absoluto servicios en la nube, mientras que hoy en día sólo el 24% practica la evasión de la nube (fuente). En general, la opinión entre los responsables de TI y los analistas en particular es la siguiente: «Movimiento y rendimiento sí, pero todavía en fase de aprendizaje y acumulación».

Mercado alemán de la nube 2010-2015, (fuente)

Con una tasa de concienciación de más del 80% en el sector de TI, ya se ha desarrollado una conciencia muy amplia en una fase temprana – aparentemente aquí nadie quiere perderse el buen tiempo que se aproxima. Por otro lado, esto también demuestra que mucha gente percibe la nube como algo familiar, y hay buenas razones para ello.

La nube, herencia de la era del mainframe

La nube no nació de la noche a la mañana. Incluso la aplicabilidad flexible de las infraestructuras y la idoneidad masiva de Internet, que empezaron en los años 90, no son más que el reflejo del asentamiento de los cimientos de algo que ya existía mucho antes, aunque a menor escala. La idea original de la computación en nube es mucho más antigua que los sistemas de aplicación como MacOS, Unix o Windows y no es más que la historia de los mainframes y los terminales o el resultado de su continuo desarrollo. A modo de recordatorio: la época entre 1950 y 1970 se caracterizó principalmente por empresas como IBM, Fujitsu y Siemens, que se afianzaron en el creciente mercado de semiconductores y realizaron los primeros mainframes y servidores basados en tecnología de transistores y microcontroladores. Lejos de la mirada pública, esta rama del hardware siguió desarrollándose ininterrumpidamente, pero completamente oscurecida por la popularidad de los ordenadores domésticos como el IBM PC o los modelos comparables de Apple a Atari, que entraron con éxito en el mercado de usuarios domésticos y, por tanto, en la mirada pública a partir de los años ochenta. Sin embargo, detrás de las puertas de bancos, compañías de seguros o incluso del procesamiento de datos masivos controlado por el Estado, el mainframe seguía siendo claramente la medida de todas las cosas. La combinación de un servidor de alto rendimiento, en el que se almacenan todos los datos y programas, y las estaciones terminales, concebidas únicamente para marcar, era y sigue siendo la variante óptima para un trabajo eficaz en escenarios ofimáticos complejos. A diferencia de los mainframes, que realizan sobre todo cálculos científicos, los mainframes se especializaron en el pasado en procesos rápidos de entrada y salida, cuyo atractivo depende sobre todo de una conexión rápida a la red, una restricción que durante mucho tiempo pareció inalcanzable para las masas. Así que es sobre todo el corto tiempo de respuesta y la alta velocidad de las conexiones DSL baratas lo que está liberando a los mainframes de todo el mundo de su tenebrosa existencia de redes locales. Los fabricantes de mainframes como Hewlett-Packard, Sun y Citrix se están beneficiando de este tardío regreso; ahora pueden alquilar a bajo coste sus conocimientos técnicos y sus tecnologías de servidor altamente optimizadas.

Mainframe Wertschöpfung
Creación de valor del mainframe, (fuente)

Mientras los proveedores operan en segundo plano, gestionando y conmutando su capacidad, es el cliente quien registra el reloj del procesador y las necesidades de almacenamiento, sin tener que conocer con precisión su ubicación o composición. Es precisamente este vacío la esencia de la computación en nube. El estado de relativa ignorancia entre el proveedor tecnológico y el operador del servicio es lo que la computación en nube quiere ser: un concepto y un modelo de negocio informático específico.

Una nube mal entendida

Así que Internet ha alcanzado la mayoría de edad y las conexiones ADSL baratas, la unión de personas afines en comunidades, la emergente necesidad de información y también el intercambio de datos en plataformas de intercambio y portales de descarga de música experimentan ahora una fusión a escala mundial en la nube. Sin embargo, más que un concepto económico estratégico, la nube se ha convertido también en un símbolo de la abstracción mental de la esencia misteriosamente ofuscada, que permite enchufar un hardware pesado con sólo pulsar un botón. Sin embargo, también deja lugar a interpretaciones erróneas en la materia. Por ejemplo, hay que considerar completamente absurda la suposición generalizada de que la palabra de moda «nube» es una generalización del elemento de disposición formal de una caja blanca, ya que se ha utilizado durante décadas como nube en dibujos técnicos y diagramas de flujo de datos, y ahora se supone que es la expresión de una arbitrariedad desconocida hasta ahora. También demasiado borrosa y exótica es la visión que ve la emocionalización del software en la nube y quiere entender una oferta dependiente del estado de ánimo de temas mediáticos y acogedores como una especie de branding social.

Ciertamente, el progreso técnico también es sinónimo de cambio social, pero todo lo que no sea la continuación de la mentalidad «en todas partes-todo» de una Web 2.0 parece muy descabellado. Más bien es como si la globalización, la consolidación y la formación de sinergias volvieran a establecer una conciencia más adecuada y una objetividad más sana, con la nube como término genérico. Así que quien quiera ver en la nube un ecosistema evolucionado y autoorganizado o una especie de metamodelo orgánico-transparente, por qué no. Lo que es crucial, sin embargo, es la definición según la cual la computación en nube es la combinación de mainframe y thin client -y ahora su PC de sobremesa- y fabricantes, proveedores intermedios y clientes se meten en el mismo saco. La situación en la que todos los papeles sienten una empatía invariable entre sí en el proceso es sin duda poco frecuente y proporciona regocijo, alegría y también la euforia que actualmente se percibe en consecuencia.

En definitiva, la computación en nube no es ni una novedad, ni un bombo publicitario, ni una tendencia a corto plazo. La nube como término genérico representa mucho más el traslado de datos y servicios a una estructura de hardware inicialmente no especificada y, por tanto, metafórica. Y aunque no existe una configuración normalizadora al respecto, el interior de la banda aparentemente interminable de la nube está determinado por composiciones fijas e identificables como un orden típico. Así, en su esencia, la computación en nube combina paradigmas de computación distribuida con arquitecturas orientadas a servicios (SOA), que utiliza la palabra «nube» para crear un término de marketing y comunicar una comprensión simplificada.

Datenspeicher Internet
Almacenamiento de datos en Internet, (fuente)

Si ahora piensa que no tiene nada que ver con la nube, probablemente se lleve una sorpresa. Discos duros en línea, hosters de un solo clic, buzones de correo electrónico… incluso sin un etiquetado explícito de nube reconocible: todos ellos han utilizado la nube y sus servicios a lo largo de los años. Así que es casi inevitable preguntarse qué ocurre exactamente en la nube, qué pueden hacer hoy los consumidores con las estructuras en la nube y qué es exactamente lo que funciona. Así que ahora vamos a profundizar en la terminología en torno a los enfoques de programación adecuados y los procesos de negocio de gestión empresarial y hacer que la espesura de la nube sea un poco más tangible: vamos a echar un vistazo más de cerca a los modelos y conceptos económicos relevantes.

Formación de nubes y formaciones

Como ya se ha mencionado, la nube es una cuasi-reunión de diferentes diseños de abstracción y muy diferenciada por las ideas del proveedor respectivo. En este punto, la estructura política de las nubes proporciona una primera generalización del panorama de las nubes. Como forma organizativa, proporciona una primera respuesta a la forma aproximada de socialización de las nubes y también refleja las actividades correspondientes en este contexto. Hablamos de los sinónimos de nube privada y nube pública.

La diferencia entre ambas formas radica en los casos de uso que cada una representa, y divide las nubes en nubes empresariales conectadas a la tradición (nube privada) y nubes más públicas para preocupaciones más generales (nube pública). La función de la nube pública es proporcionar ofertas menos restrictivas y que no tengan que mantenerse necesariamente a nivel interno. Se dirige principalmente a un amplio abanico de clientes, empresas o instituciones y propaga la mayor autorresponsabilidad posible. Con la Nube Exclusiva y la Nube Abierta existen otras subformas que pueden describir con más detalle el conocimiento de parámetros importantes, a diferencia de la Nube Privada. Aquí, los clientes encuentran una infraestructura que promete exclusividad y al mismo tiempo concede niveles internos de la empresa (Nube Departamental para fines de prueba, Nube Exploratoria para probar/desarrollar, Nube Empresarial para la cooperación departamental). Las aplicaciones vinculadas a servicios ubicadas en la nube privada tienen como clientes a usuarios de una misma empresa y disponen de una sensibilidad que permite cumplir los requisitos legales y tener en cuenta también las normas internas de la empresa o trabajar respetando los acuerdos de protección de datos.

Private und Public Cloud
Nube privada y pública, (fuente)

Así que si se va más allá de los estándares en hardware y se requiere consistencia de los datos de contacto y de usuario, entonces es más probable que se esté en el lado seguro en una nube privada. Como segmento premium, esta forma de nube es la preferida por instituciones gubernamentales y grandes corporaciones.

Cloud Zusammenspiel
Interacción en la nube (fuente)

En el mercado existe una forma híbrida de nube pública y privada a través de la llamada nube híbrida. Se supone que combina lo mejor de ambas esferas y, por ejemplo, proporciona a las medianas empresas agilidad a gran escala, así como a las grandes corporaciones un escenario flexible de emergencia y socorro. En aras de la exhaustividad, la nube comunitaria también debe mencionarse aquí como una cuarta forma significativa de nube. Puede utilizarse con el fin de fusionar empresas u organizaciones del mismo sector que deseen compartir sus nubes privadas para operar de forma rentable a partir de la sinergia de recursos y capacidad.

Las estructuras de nube mostradas hasta ahora ilustran con bastante claridad la interacción de las abstracciones basadas en configuraciones de hardware, por un lado, y la modelización de las intensidades de negocio, por otro. El objetivo de encontrar el rendimiento óptimo de una empresa con soporte informático puede alcanzarse de forma casi ideal mediante el enfoque general y la variedad de nubes. Las fluctuaciones en el rendimiento, las necesidades de almacenamiento y el tráfico pueden llevarse a cabo de forma mucho más organizada e inteligente a través de la computación en nube y permiten una eficiencia que no pueden cumplir los sistemas no dinámicos.

Plataformas de software a partir de nubes

Sin duda, la segunda entidad temática destacada, además de la nube pública o privada, es la denominada pila de nubes, otra forma de categorizar la nube. Con el modelo de capas de la pila, el concepto de nube puede describirse con otra dimensión y, por tanto, proporciona una visión de la arquitectura de software real de las nubes. Siguiendo la anterior categorización de las nubes en amplitud, la pila de nubes es vertical, con abstracciones que ahora permiten desglosar la nube en aspectos de soluciones de servicios específicos, que se corresponden con el enfoque en el software o los servicios ofrecidos. Los sinónimos importantes aquí: Aplicación (SaaS – «Software as a Service»), Plataforma (PaaS – «Platform as a Service»), Infraestructura (IaaS – «Infrastructure as a Service»).

La idea detrás de esta clasificación es dar a los clientes, así como a los proveedores, la oportunidad de expresar sus necesidades explícitamente y, si es necesario, conceder una completa transparencia estructural sin cargarles con más que un conocimiento mínimo. En este sentido, los intereses son entonces también claramente distinguibles, y mientras que un cliente final se centra únicamente en las operaciones de la capa SaaS, un desarrollador puede interactuar además con la capa PaaS y el especialista en redes puede reclamar IaaS. La pila de la nube se diferencia así en una especie de distribución de roles que asigna visibilidades en el sentido de la racionalidad de los aspectos y, en consecuencia, forma una capa en la que luego se pueden localizar productos de software equivalentes. Dado que la pila también está abierta como sistema, la adición de otras abstracciones o capas adicionales es, por supuesto, posible y deseable, siempre que sirva al propósito y a la comprensión (Content as a Service, Process as a Service).

Cloud Stack
Cloud Stack (fuente)

Aplicación (SaaS):

Como capa más abstracta, el software como servicio se caracteriza igualmente por sus grandes fluctuaciones y cargas impredecibles. SaaS es ligero y el escenario para precisamente el caso de uso en el que un usuario accede a una aplicación online con su navegador web y sólo está interesado en la salida generada. Como destinatario del servicio, la imagen del usuario es de minimalismo frente a la sobrecarga técnica y la posibilidad de poder concentrarse en su actividad principal de la mejor manera posible. El proveedor de servicios vive de esta motivación y financia sus costes mediante la participación en los beneficios y las cuotas mensuales (¡basadas en el uso!). Como proveedor, el prestador de servicios ofrece soporte tanto de software como de hardware en forma de capacidades en un centro de datos. En principio, es responsable de todos los componentes (red, servidor, almacenamiento, base de datos, copia de seguridad), pero también debe controlar el funcionamiento de la aplicación en forma de autenticación, escalado, actualizaciones, mantenimiento, supervisión y disponibilidad. Este acoplamiento de un consumo basado únicamente en el uso y configuraciones de hardware adaptables de forma flexible es el software como servicio, una de las innovaciones esenciales de la computación en nube y también una ruptura con la política tradicional de licencias de software y precios rígidos de los paquetes.

Como usuario y navegante normal de Internet, apenas obtiene nada de estas cosas, o sólo indirectamente, por ejemplo, porque muchas de estas ofertas pueden financiarse mediante publicidad y son gratuitas. Como usuario -en este sentido- usted también forma parte de la nube, por supuesto, pero sólo quienes utilizan servicios de pago como vídeo a la carta o descargas de música, tienen cuentas de correo electrónico premium o galerías de fotos gestionadas profesionalmente entrarán en contacto directo y efectivo con el SaaS. Sin embargo, los representantes más conocidos del SaaS utilizado con fines empresariales son actualmente aplicaciones como Google Docs, servicios para compartir y productos para reuniones en directo.

Plataforma (PaaS):

Como capa inferior al Software-as-a-Service, este nivel de abstracción busca soluciones mucho más concretas. A diferencia del SaaS, la Plataforma como Servicio (PaaS) permite al cliente ejecutar aplicaciones completas directamente en la nube. Con PaaS, en consecuencia, lo decisivo no es el resultado en forma de información y datos, sino el propio software del producto. Los clientes de esta capa buscan, como su nombre indica, una plataforma que satisfaga óptimamente sus necesidades de un entorno de desarrollo y permita la creación rentable de aplicaciones. En consecuencia, PaaS proporciona una infraestructura que no requiere ni un acceso complejo a nivel de sistema operativo ni una interfaz gráfica primitiva.

En muchos casos, la clave de PaaS reside en la provisión de interfaces de programación y bibliotecas de tiempo de ejecución, que también dan al desarrollador la opción de adaptar los parámetros del entorno a sus condiciones. Como tecnología, PaaS es por tanto óptima cuando se trata de querer desarrollar software en línea, depuración, despliegue y gestión incluidos. Para los desarrolladores, esto significa en casos individuales que pueden seguir escribiendo cualquier aplicación y lógica basada en Java, PHP o LAMP, al tiempo que traspasan por completo la responsabilidad del escalado, la migración del ciclo de vida y la seguridad a la pila PaaS o al proveedor de servicios.

Para los usuarios de estas herramientas de demanda, la ventaja es que disponen de contenedores de colaboración y desarrollo siempre mantenidos y listos para usar, y pueden reducir los costes al mero proceso de implantación. El entorno de empleo de PaaS es, por supuesto, mucho mayor que el de SaaS. Por ejemplo, los proveedores de servicios PaaS pueden definir sus propios modelos de precios y trasladar los costes del desarrollo directamente a la capa superior sin rodeos. A la inversa, esta interfaz también está abierta a los proveedores de SaaS, que ahora pueden ofrecer PaaS a sus clientes como una opción adicional. Entre los principales proveedores de servicios PaaS se encuentran plataformas profesionales como Windows Azure, Google App Engine o Microsoft Office 365, pero cada vez son más los proveedores de alojamiento web que prueban suerte con PaaS y ofrecen entornos de sistemas personalizados.

Infraestructura (IaaS):

Las palabras clave de este nivel de la pila son instancias de computación y servidores virtuales. Al ser la capa más baja, el grado de abstracción es bastante bajo aquí, mientras que las posibles interconexiones en dirección a PaaS y SaaS son cada vez mayores. En concreto, IaaS también significa «servidor a la carta» y corresponde a una política empresarial en la que el centro de datos ya no ofrece determinados contingentes, sino que el cliente sólo configura y paga exactamente las capacidades que realmente utiliza en el centro de datos.

Para la autoadministración, el destinatario del servicio recibe el correspondiente acceso a los sistemas operativos y también se ocupa por su cuenta de los cortafuegos y los equilibradores de carga. Generar un beneficio operativo a través de IaaS requiere en consecuencia que los clientes vuelvan a comercializar tecnologías de servidor como redes privadas virtuales, IP pools o nubes portadoras. Además de Microsoft, Amazon es uno de los principales proveedores de infraestructura como servicio, con diversos productos de almacenamiento, potencia de cálculo y cascada.

Amazon Webservices
Amazon Webservices (fuente)

Para concluir nuestra pequeña «cloudificación», nos gustaría aprovechar la ocasión para completar el universo de la nube. Por ejemplo, nos gustaría mencionar que la pila de nubes que les hemos presentado hasta ahora, aunque generalmente reconocida y apreciada, no es el único modelo de pila en circulación. Lanzada inicialmente bajo el eslogan «Todo como servicio», la pila XaaS (Anything as a Service) también ha alcanzado cierta prominencia, ofreciendo una clave que pretende comercializar todas las formas imaginables de TI como servicio. Entre las formaciones en nube ofrecidas por XaaS figuran Humans as a Service (HuaaS – inteligencia humana) o Data Intensive Computing as a Service (DiCaaS – aplicaciones científicas/informática de alto rendimiento).

Sin embargo, para las pequeñas áreas de nube, crear su propia nube es sin duda un problema. El paso hacia la solución personal todo en uno en la nube se llama Cloud NAS y está cobrando velocidad en estos momentos. Un ejemplo es la «Cloud Station» de Synology en su DiskStation Manager 4.0.

En otro lugar, sin embargo, la bendición sigue colgando enormemente torcida. La industria está actualmente y en su mayor parte completamente al margen en lo que respecta a la computación en nube. Los procesos de producción y control son demasiado sensibles para confiarlos a la nube sin vacilar, y los déficits actuales en el ámbito de la seguridad en la nube siguen siendo demasiado grandes. No se vislumbra la finalización del tema de las estructuras en la nube -al menos en este momento-, por lo que la aspirada apertura de la computación en nube puede seguir afectándonos por el momento.

Cloud Vision
Cloud Vision (fuente)

Imagen de la nube y situación meteorológica

Tan clara como la clasificabilidad de las formaciones nubosas, tan diversos son los casos de uso en el cielo de las nubes. Lo significativo aquí es la aparente posición de monopolio de los actores globales. Dejando a un lado a los propios fabricantes de mainframes, son principalmente Amazon, Google y Microsoft los que ya poseen los recursos y han sido pioneros y han puesto precio a las capas de la pila relacionadas con el hardware en particular. Sin embargo, hay suficiente margen de maniobra hacia arriba, y las infraestructuras rígidas se están convirtiendo cada vez más en un ajetreo apenas manejable de participantes en el mercado con muchos conocidos y sospechosos habituales. La lista no es exhaustiva y sólo es ejemplar. En el siguiente artículo volveremos a presentar en detalle las soluciones en la nube importantes para el usuario doméstico.

Cloud Unternehmen
Empresas de la nube (fuente)

En consecuencia, el impacto en el mercado doméstico no es diferente. La situación se ejemplifica con el alojamiento IaaS y Paas, cuyos proveedores de servicios procedían inicialmente solo de EE.UU. y, debido a la distancia y a los requisitos tratados de forma diferente en materia de protección de datos y seguridad, tendían a disuadir a los usuarios europeos hasta ahora. Desde 2011, sin embargo, esta situación de escasez se ha suavizado en el lado europeo y cada vez son más las empresas que también renuncian a su resistencia, centrándose inicialmente sobre todo en la nube de datos. Una vez que solo funcionan 5 servidores en lugar de 10 en su propio sótano y se dan cuenta de que las ventajas económicas por sí solas, con un ahorro de costes de electricidad del 20 %, son una garantía, no suele haber quien los pare. Las ventajas de la nube, que reduce los tiempos de espera y mantenimiento y además comunica igual competencia, son inspiradoras. No en vano, las soluciones virtuales están muy extendidas entre más del 60 % de las pymes de TI de todo el país. Así que echemos un vistazo a algunos casos de uso típicos y disfrutemos de la vista.

Amazon (aws.amazon.com/es/)
Complemento de Firefox para el servicio Amazon EC2. Convierta sus propias aplicaciones en Amazon Machine Images y controle todas las operaciones esenciales con sólo pulsar un botón.

Amazon EC2
Amazon EC2 (fuente)

Google Docs (http://docs.google.com/) y Google Drive (https://drive.google.com)

Plataforma ofimática gratuita para el uso diario y despreocupado de textos, tablas, cuadros, gráficos y presentaciones; uso compartido y sincronización sin complicaciones, operable desde todos los ordenadores con conexión a Internet y compatible con editores en tiempo real para cargas automáticas justo a tiempo. Formatos compatibles: Microsoft Office, odf, html, pdf, rtf, ai, psd, tiff, eps, dxf, svg, ttf, xps, rar, zip. Google Docs se complementa con el nuevo servicio Google Drive, que también puede utilizarse como simple «almacenamiento en la nube».

Office 365 (www.microsoft.com/de-de/office365/)
Paquete de computación en la nube de pago y colección de software empresarial para aumentar la eficacia mediante herramientas de comunicación y cooperación en línea. Principales funcionalidades: paquete Office actualizado, repositorio para el trabajo en equipo sobre documentos Office (Sharepoint), lista central de distribución de correo electrónico (servidor Exchange), llamadas de audio y vídeo e intercambio de mensajes instantáneos (Lync). Office 365 cuenta actualmente con más de 5.000 clientes importantes.

Salesforce (http://www.salesforce.com/de/)
Proveedor de servicios SaaS y PaaS con sede en San Francisco. Salesforce es uno de los principales especialistas en gestión de clientes (quizá el más importante en la actualidad) y alquila soluciones empresariales del entorno CRM. Los productos abarcan desde la Web Social hasta la Empresa Social, tanto para proyectos como para recursos humanos. Se incluyen en la oferta Planificación de Recursos Empresariales (ERP), Gestión de Recursos Humanos (HRM) y Gestión de la Cadena de Suministro (SCM).

Windows Azure (http://www.windowsazure.com/de-de/)
Plataforma en la nube vinculada a precios para desarrolladores. Windows Azure se comercializa como sistema operativo en la nube y funciona en los centros de datos de Microsoft. Azure se divide en las áreas de computación, almacenamiento, AppFabric, red virtual, CDN y mercado y apoya a los desarrolladores de software con un sistema de roles. En comparación con productos de la competencia como Google Apps, Windows Azure convence especialmente por su amplio uso de posibles lenguajes de programación: una calculadora de costes especialmente configurada permite una configuración flexible de las necesidades individuales.

Google Picasa (http://picasa.google.com/intl/de/)
Mezcla híbrida de aplicación de escritorio y técnicas de computación en nube. Picasa es un software de edición de imágenes que ofrece almacenamiento en línea en el rango de gigabytes y permite archivar y gestionar las fotos subidas. Aunque no es más que la edición ligera de un software de edición (corrección simple, ajuste, algunos efectos), Picasa es apreciado precisamente por su intuitividad. La posibilidad de autodiseñar el espacio de la aplicación y crear álbumes de fotos virtuales y compartibles es un competidor nada desdeñable de Flickr. Google Picasa forma parte de Google Apps y está integrado en Google Plus.

Dropbox (https://www.dropbox.com/)
Servicio web en la nube para realizar copias de seguridad de datos en línea y tareas de sincronización automática. La idea de Dropbox es la de un disco duro en línea (2 GB de almacenamiento gratuito) al que pueden acceder individuos, pero también grupos enteros de usuarios, para gestionar datos sincronizados y garantizar la independencia de los cambios de ubicación (Linux, Windows, Mac OS, iOS, Android, Blackberry). Dropbox es un proyecto emblemático de la computación en nube por la tecnología utilizada (Amazon S3, compatibilidad con AES256, cifrado TrueCrypt propietario) y un popular primer puerto de escala.

Microsoft OneDrive (https://onedrive.live.com/about/de-de/)
Mientras tanto, Microsoft también ofrece un servicio en la nube razonable, que brilla sobre todo por su integración en Windows (a través de Windows Live o en Windows 8) y con 15 GB de almacenamiento gratuito. También dispone de aplicaciones para dispositivos móviles en todas las plataformas.

Apple iCloud (https://www.icloud.com/)
El servicio en la nube de Apple sirve sobre todo para intercambiar datos entre varios dispositivos Apple (y Outlook) y, además de citas, contactos o notas, también almacena, por ejemplo, fotos, documentos, música y apps.

Autodesk 360 (https://360.autodesk.com/Landing/Index)
Ejemplo de aplicación para juegos y servicios de renderizado (render as a service, render on demand). En lugar de descargas de música o tienda online de fotos, puedes comprar las llamadas unidades de renderizado y obtener tiempo de servidor para el cálculo de animaciones, optimizaciones automáticas y análisis de escenas. Trabajar con la nube convierte las horas en minutos y ahorra toda la oficina de desarrollo en casos concretos.

Además, por supuesto, casi a diario surgen novedades en la nube y, sobre todo, están brotando del cielo servicios de sincronización à la Cubby.com, Teamdrive o Space Monkey. Lo único que es importante entender aquí es el hecho de que, a pesar de todas las diferencias entre las ofertas de la nube, el trato práctico con los proveedores de servicios es siempre similar. Como navegante ocasional y usuario final, el navegador suele resultar casi suficiente y podrá realizar el acceso a la nube a través de un frontend web gráficamente operable. Los aspirantes ambiciosos a la computación en nube, por otro lado, dispondrán en la mayoría de los casos de algún tipo de metaprogramación en forma de API de nube que regule el manejo del servicio en nube y facilite su configuración. Característicamente, hay una gran variedad de lenguajes de programación para servir a las API de la nube en las capas superiores de la pila y una disminución de esta elección a medida que se desciende hacia las capas cercanas al hardware. La arquitectura REST y SOAP son claramente los paradigmas que definen la computación en nube. Pero aunque no todos los servicios que se utilizan actualmente en la web estén realmente basados en la nube, hoy en día no se debería negar a ninguna aplicación web una afiliación a la nube. Incluso en la espesura más profunda de la nube, su objetivo sigue siendo evitar a toda costa las especificaciones dogmáticas.

Cielos oscuros y nubes de tormenta

Después de todos los elogios hasta ahora, es necesario, por supuesto, un último examen crítico de las nubes calculadoras. Lo que el público está experimentando actualmente con respecto a la nube es, en cierto sentido, un alejamiento completo del marketing tradicional de TI y el reajuste del panorama de servicios, cuyas innovaciones y proyectos prometen el paraíso en la tierra. A la ideología de la nube, por tanto, queremos reconocerle el mérito de los numerosos avances en comodidad, facilidad de uso e interoperabilidad. Como respuesta a la actual necesidad tecnológica global de soluciones que lo abarquen todo, la computación en nube puede ser realmente la salvación tan esperada, si es posible dejar a un lado los trucos de la nube y evitar convertir las ideas demasiado extravagantes de los responsables de TI en estrategias funcionales.

Multidimensionalität der Cloud
Multidimensionalidad de la nube (fuente)

Para el usuario normal de DSL aficionado al almacenamiento privado de datos en la nube, la diversión ya se acaba cuando «dar a la nube» y «recibir de la nube» se convierte en el ojo de la aguja de la carga. Las escasas velocidades de carga de las líneas DSL (artificialmente) asíncronas hacen que el plan de una copia de seguridad completa en la nube sea rápidamente cosa del pasado. Además, puede estar el volumen de los contratos de datos de los clientes móviles. Con 300 MB de volumen de transferencia, el archivo de música en la nube llega a su fin de forma abrupta, haciendo inútiles para muchos usuarios servicios como iTunes Match de Apple.

Por muy buenas que sean algunas ideas, el disfrute sin preocupaciones sólo es posible si el traslado de la nube de las redes a Internet también funciona sin problemas. Sin embargo, la nube como imán económico y como nodo de intercambio de competencias e inteligencia interna de los equipos no puede ni quiere esperar más. Aparentemente, nadie quiere prescindir de la comodidad de los servicios en la nube y casi ninguna empresa basada en TI puede permitirse el lujo de perderse el efecto de unos conocimientos técnicos comunicados directamente de forma operativa, así como eficaces, o de prescindir de las sinergias de unos procesos de gestión establecidos sin miramientos. Entonces, ¿cuál es el truco… no hay paraguas ni ropa para el mal tiempo? Sí, lo hay. Esto es exactamente lo que significan los dos términos principales «Gestión de la confianza» y «Responsabilidad técnica de las empresas». Cuando se trata de protección y seguridad de datos, la visión es -por decirlo suavemente- confusa y muchos riesgos aún no se han explicado adecuadamente. Quizá de forma bastante comprensible, se considera que la nueva mentalidad de la nube promete libertades en lugares donde normalmente no hay escapatoria sin restricciones. La suavización de estos límites es inquietante y, a la vista de las cuestionables normativas de protección de datos y de las disputas internacionales en torno a los acuerdos de protección de datos, una ligera caprichosa no es del todo inesperada. Es importante entender en este contexto que la computación en nube y la política no son diferentes, hay un lobby detrás de la nube y los datos de contactos y clientes sólo pueden cruzar las fronteras nacionales hasta cierto punto. Es de esperar que los usuarios ya tengan claro lo rápido que puede ocurrir que los datos sensibles se vuelvan inaccesibles de la noche a la mañana, ya sea por la insolvencia del proveedor o por los fiscales. Así que, a más tardar cuando se hayan establecido los medios adecuados contra la pérdida de datos y las filtraciones de los empleados y se pueda aplicar la normativa de datos de forma incondicionalmente compatible con la nube, tal vez haya realmente un periodo duradero de buen tiempo con normas unificadas.

Zusammenfassung
Resumen (fuente)

Stefan Brätsch es un desarrollador de software autónomo, autor de TI, así como director de TI y dedica el sitio web de su empresa www.systemcräsh.de a temas que incluyen la gestión de proyectos de TI, «Ciencia como servicio» y HUMINT.

Artículos relacionados